Repsol se dispara un 4% en bolsa tras el principio de acuerdo con YPF

Repsol se dispara en la bolsa española y sube más de cuatro puntos porcentuales porque ha llegado a un comienzo de acuerdo con el Gobierno Argentino para que la expropiación de YPF no sea gratuita.

Lo extraño es que extrañe que suba así en el parqué, ¿cómo no va a celebrarlo si lleva desde abril de 2012 con este tema dando vueltas? Una expropiación es un asunto peliagudo y serio, a más de un ciudadano le ha tocado sufrirlo en sus carnes cuando ha habido que construir una nueva carretera o cuando se le han quitado, a golpe de Ley, unos terrenos para su utilización como ampliación del cementerio de la ciudad. Hace no mucho, en Madrid, una familia (los García González) fue protagonista de una incesante lucha porque el Ayuntamiento quería expropiarles su casa para ensanchar la acera. Que está muy bien que las aceras sean anchas, pero si por unos centímetros más de pavimento, una familia al completo se queda sin casa, la expropiación suena, cuando menos, sospechosamente especulativa.

Es muy diferente cuando la víctima ha sido una gran empresa española. Y es comprensible que salten las alarmas cuando un Gobierno de otro país decide, a las bravas, expropiar YPF a la española Repsol. Pero también deberían de sonar las alarmas cuando los ciudadanos son los expropiados, porque somos todos iguales ante la Ley, ¿verdad? Y no, no es populismo. Ya está bien de tildar de demagogia o populismo verdades con todas las letras, es el pan de cada día (para el que lo tenga, que ya escasea hasta el pan).

Hay que echar la vista atrás y ver cuánto se desplomó la acción de Repsol el día que se anunció la expropiación de YPF, se dejó más de un 6%. Hoy, al calor del acuerdo entre la petrolera y el Gobierno Argentino recupera un 4%. Por porcentajes, al mercado le dolió más la expropiación que el beneficio que hoy le ha provocado ese comienzo de entente. Y por números, el balance tampoco da lugar a muchas alegrías… El presidente de Repsol pedía en 2012 al menos 10.500 millones de euros por la expropiación, aunque aún no han trascendido los detalles, se rumorea que el acuerdo recogería 3.700 millones de euros.

Llama poderosamente la atención el propio hecho de la expropiación. Uno tiene un negocio en otro país y el Gobierno le expropia la empresa aduciendo argumentos que hace un mes eran justamente los contrarios. Al final es una medida populista, valorada en el propio país y a la que se puede sacar jugo internamente. Y punto. A nivel internacional hace expandirse el miedo entre los inversores que terminarían sentenciando sus negocios en la auto-profecía cumplida: invierte en Argentina para que después vengan y te expropien, así que mejor no inviertas en Argentina.

Siempre se ha dicho que potencialmente es una de las potencias más ricas del mundo, pero Argentina no termina de despegar en el panorama internacional económico. No lo ha tenido fácil con unos regímenes dictatoriales que le han cortado las alas mientras, curiosamente, se las daban a EEUU; pero es innegable su potencial. Ahora bien, cuidado con las eternas promesas que luego pasa como en el fútbol, que se lo pregunten a Julen Guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *